Doce consejos para una alimentación más saludable en 2012

Si una alimentación más saludable está en su lista de propósitos para 2012, no busque más. La edición de enero de 2012 de la Observatorio de salud de la mujer de Harvard ofrece 12 maneras de romper viejos hábitos dietéticos y desarrollar otros nuevos.

Durante muchos años, la investigación sobre nutrición se centró en los beneficios y riesgos de nutrientes individuales, como el colesterol, las grasas saturadas y los antioxidantes. Hoy en día, muchos investigadores están explorando los efectos en la salud de los alimentos y los patrones de alimentación, reconociendo que existen muchas interacciones importantes dentro y entre los nutrientes de los alimentos que comemos.

El resultado es una mejor comprensión de lo que constituye un plan de alimentación saludable. Aquí hay cinco formas basadas en alimentos o comidas para mejorar su dieta que enumeramos en el artículo (puede ver las 12 en el sitio web de Harvard Health):

Apila las verduras y frutas. Su alto contenido en fibra, minerales y vitaminas hace que las frutas y verduras sean un componente crítico de cualquier dieta saludable. También son la fuente de sustancias químicas vegetales beneficiosas que no se encuentran en otros alimentos o suplementos.

Ve por las grasas buenas. Las grasas poliinsaturadas, incluidos los aceites vegetales y los ácidos grasos omega-3 (que se encuentran en el pescado, las semillas, las nueces y el aceite de canola), así como las grasas monoinsaturadas (aguacates, aceite de oliva y aceite de canola), son buenas para la salud, incluso más cuando los comes en lugar de grasas saturadas.

Reemplace los granos refinados y las papas con granos integrales. Refinar el grano reduce o elimina el salvado y el germen del grano natural, vitaminas y minerales, antioxidantes y fitoquímicos. También hace que el almidón sea altamente digerible. Comer almidón altamente digerible provoca aumentos repentinos de insulina y azúcar en la sangre, aumenta los triglicéridos y reduce el colesterol HDL protector. El almidón de las patatas también se digiere rápidamente. Ser aventurero. Además del trigo integral y el arroz integral, pruebe la quinua, el mijo, el farro y el amaranto.

Cene conscientemente. Tomarse el tiempo para saborear su comida no solo lo ayuda a disfrutarla más, sino que también ayuda a controlar su apetito. Si come demasiado rápido, es posible que el cerebro no reciba señales de que el estómago está lleno. Deje el tenedor entre bocados y mastique más despacio.

Desayunar. El ajetreo diario de la mañana a veces significa que te saltas el desayuno. No. Una comida matutina saludable hace que aumenten menos el azúcar en la sangre y la insulina a lo largo del día, lo que puede reducir el riesgo de comer en exceso.

Puedes leer el articulo completo aquí.

Se han cerrado los comentarios para esta publicación.

Deja un comentario